Caretas personalizadas con palo

1.495.66

Caretas personalizadas para sostener con la mano.

Pedido mínimo: 3 uds. Grandes descuentos por cantidad.

Imprimimos sobre cartoncillo estucado blanco. Las caretas se envían acompañadas de un palito de madera de 20 cm. de largo x 6 mm. de diámetro, y que deberás montar. Para 20 uds. o más, puedes enviar dos fotos diferentes y especificar cuántas unidades quieres de cada una. Para menor cantidad con fotos diferentes, consultar precios.  Medidas aproximadas: 28×19 cms. Ver instrucciones para la foto mas abajo. Si quieres las normales con goma, ves a caretas personalizadas con goma.

Nota: Por cuestiones de logística y transporte los palos se envían sin montar en las caretas. Puedes hacerlo fácilmente con un poco de cinta adhesiva

 

1-35.66
4-53.30
6-102.60
11-192.06
20-5001.49
SeleccionaDrag File Here
SeleccionaDrag File Here

Descripción

Ahora tienes también tus caretas personalizadas, con palo en lugar de goma.

Impresas sobre cartoncillo estucado blanco mate de 250 gr. con un tamaño aproximado de 28×19 cm. Dicha medida viene condicionada por la forma de la cara y el pelo de la persona en la fotografía.

Recomendaciones para la foto con la cual quieres que confeccionemos tus caretas personalizadas:
1) Debido a que la cara tiene que ser impresa en un folio de tamaño DIN A 4, necesitamos que la resolución de la foto sea lo más alta posible y a poder ser, un primer plano de la persona, para que la impresión sea buena y no pixele o quede borrosa. Para ello, al abrir la foto, la cara debería ocupar como mínimo la mitad de la pantalla, sin ampliar. Recomendado que la cara ocupe toda la pantalla.
2) Es importane, que en la foto, la persona salga mirando completamente de frente a la cámara, para un mayor realismo de la careta. En caso contrario, los agujeros de los ojos de las caretas personalizadas quedarán defasados respecto a los ojos de la persona que la lleve puesta.3) Si la foto remitida, tiene una parte de la cara cortada por algún sitio, la careta no se puede realizar. Lo mismo ocurre con el pelo, si no tenemos espacio suficiente para el recorte.